lunes, 20 de marzo de 2017

"Los Estados deben adoptar leyes que prohíban de manera explícita la incitación al odio" (Audio)

Por Jorge MIYARES y Gisel DUCATENZEILER
Periodistas de nuestra asociada RNU


La Declaración y Programa de Acción de
Durban reconoce que “los
afrodescendientes han sido durante
siglos víctimas de la discriminación racial”.
Foto: ONU/Logan Abassi
Los Estados no tienen excusas para permitir que el racismo y la xenofobia se enquisten y mucho menos para dejar que prosperen. Tienen la obligación jurídica de garantizar el derecho de todos a la igualdad ante la ley, sin distinción de raza, color, origen étnico o nacionalidad.

Así lo recordó este lunes en un comunicado el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, que se celebra cada 21 de marzo.

Zeid Ra'ad Al Hussein reafirmó la necesidad de redoblar esfuerzos para combatir el racismo, la discriminación racial, la xenofobia, la incitación al odio y los posible delitos que derivan de ello.

"Las personas de ascendencia africana siguen siendo víctimas de delitos de odio racista y de manifestaciones discriminatorias en todos los ámbitos de la vida. El antisemitismo sigue asomando su fea cabeza en Estados Unidos, Europa, el Oriente Medio y otras regiones", dijo.

El Alto Comisionado añadió que en numerosos países, las mujeres musulmanas que se cubren con el velo islámico son objeto de insultos e incluso de agresiones físicas cada vez más frecuentes y que en América Latina, a los pueblos indígenas se les sigue estigmatizando, incluso en los medios de comunicación.


Zeid afirmó que los Estados deben adoptar leyes que prohíban de manera explícita la incitación al odio racial, lo que incluye la difusión de ideas basadas en la superioridad racial, y aclaró que esas medidas no constituyen un ataque a la libertad de expresión, sino el reconocimiento de que ese derecho conlleva deberes y responsabilidades.