miércoles, 19 de abril de 2017

Nuevo sistema de abastecimiento de agua en Haití construido con ayuda de la ONU (Audio)

Por Jorge MIYARES
Periodista de nuestra asociada RNU


Un residente en el pueblo haitiano
de Merger, a una hora de Puerto
Príncipe, llena su garrafa en un
punto de distribución de agua
impulsado por la ONU.
Foto: Logan Abassi/MINUSTAH
La ONU ha inaugurado un sistema de abastecimiento de agua en la región de Las Caobas, en Haití, con el objetivo de combatir la epidemia de cólera.

Unas semanas atrás, dos comunidades de esa región montañosa, Madan Hax y Loncy,  se encontraban entre el 42% de la población del país que no tiene acceso a agua potable.

Desde Puerto Príncipe, la capital, el comandante de las tropas de la Misión de la ONU en el país, el general Ajax Porto Pinheiro, habló a Noticias ONU sobre los trabajos que realizan para combatir esa dolencia.

"Esta es una iniciativa que satisface uno de los deseos principales de esas comunidades. La tendencia es mejorar el sistema de abastecimiento y purificación del agua. Después del huracán esperábamos un empeoramiento de la epidemia. La cantidad de casos fue menor de lo que se previó inicialmente. Ahora nos corresponde continuar atendiendo de la mejor forma posible este problema que es tan serio para el país".

Según el general de la MINUSTAH, los casos de cólera están controlados.

El también coordinador humanitario  de las Naciones Unidas y vicerepresentante del Secretario General para el país afirmó que todos los esfuerzos para asegurar el abastecimiento de agua potable y saneamiento básico son cruciales para eliminar la enfermedad.

Según Pinheiro, la erradicación de la epidemia se vislumbra a mediano plazo, en unos dos o tres años, si las autoridades se concentran en una acción inmediata en la capacidad de respuesta y gestión del tratamiento del agua.


Desde su inicio en 2010, la epidemia ha afectado directamente a más de 800 mil personas. Según las autoridades haitianas, unas 9.500 personas  han muerto hasta marzo de este año. Los esfuerzos implementados por la ONU con el apoyo de la comunidad internacional han logrado reducir en un 90% la cantidad de casos sospechosos, comparados con los registros de 2011.